lunes, 31 de enero de 2011

Al Lega se le ven las vergüenzas

El Lega perdió con el Alcalá/FOTO: CDL

Ayer no fue una buena tarde. El Leganés repitió derrota ante el Alcalá (2-3) en un partido donde la afición pidió la dimisión del director deportivo, Paco Belmonte. La destitución de Miguel Rivera no ha venido amparada con resultados, y los nuevos técnicos ya han empeorado la estadística del antiguo inquilino del banquillo pepinero. El equipo es tercero y contabiliza diez puntos si quiere ver al Lugo de cerca. Las cosas no van bien, me decía ayer la afición de Butarque.

Siempre creí que bastaba con escuchar la opinión de tres o cuato aficionados para reportear en este blog, donde planto mi desmedida pasión por el Leganés, la versión más aficionada que puede tener un periodista del montón, como es mi caso. Mi compañero de butaca me ejemplificaba con su profesión. "Yo trabajo en un hospital y si la situación no es propicia, ni urgente, no opero". Un simil excelente para referirse al adiós de Rivera y la contratación de un nuevo capitán, Rafa Muñoz.

La plantilla desprende tensión, necesidad creada desde el despacho, donde no se quiere perder más tiempo en conseguir el ascenso. Efectivamente será el vaivén de las agujas quienes pongan a cada uno en su sitio. Para eso se requiere compromiso y corazón, inteligencia y cabezonería. Para eso se debe apostar por una defensa de garantías, por un juego fluido con más presencia de Edu Ramos y con un delantero veloz, además de Arru, que puede ser el nuevo fichaje, Elvis Onyema.

El mes de enero ya se acabó y la afición teme porque ocurra la misma película que en años anteriores. Ayer, bajo la lluvia picona de Butarque, el público se marchaba a casa antes del pitido final. Era momento de buscar una estufa y de ser paciente. La paciencia, esa virtud o cualidad que tanto se echa de menos en el mundo del fútbol. Las críticas y alabanzas, al final.