miércoles, 18 de marzo de 2009

Comida, Iván y Valdebebas


Si mal no recuerdo, el Atleti del doblete, ése en el que jugaba Kiko, Caminero y Simeone, terminaba sus entrenamientos y tenía por costumbre reunirse en torno a una cerveza, un pincho de tortilla o un plato de aceitunas. La selección española de baloncesto también hacía algo parecido, además de jugar a la Pocha como condición casi 'sine qua non' para ser miembro del equipo.

El Leganés ha tomado nota. Este viernes la primera plantilla se va a la Granja de Segovia para vivir una 'comida de confraternización'. El objetivo de esta celebración es el poder seguir manteniendo el buen ambiente del grupo, que, por otro lado, ya conoce las paellas de Carlos Martínez y está sobrado de alegría y compañerismo.

Esta comida, que pagará cada jugador de su bolsillo, es sólo una de las noticias que deja el club en esta importante semana, antes de afrontar el derbi ante el Alcorcón. La segunda es el acuerdo que ha alcanzado Iván Zarandona con su selección para no acudir a Guinea. El centrocampista prefirió quedarse con el Lega para estos dos partidos 'determinantes' y apartar a su combinado, además de una buena cantidad económica por asistir a los encuentros.

Afortunadamente para el Leganés ha dicho 'no', la respuesta contraria de la afición ante la propuesta de los autobuses para Valdebebas. El club ha dispuesto de tres autocares para que los aficionados pepineros puedan acudir al choque ante el filial madridista el próximo miércoles día 25. En fin, ni el Lega camina solo, ni Zarandona se va con su selección, y hasta el equipo come perdices, casi casi, como los finales felices de los cuentos.

1 comentario:

peke 89 dijo...

lo de la comida no es algo que sea tan necesario, el equipo puede seguir con el mismo ambiente sin esas comidas...