jueves, 26 de marzo de 2009

Sentimientos contrariados


El Leganés firmó en Valdebebas uno de sus peores partidos en lo que va de temporada, sin embargo, a punto estuvo de sacar algo de provecho en una segunda parte destinada al milagro que nunca llegó. El equipo blanquiazul --ayer nuevamente de rojo-- desperdició una gran oportunidad para asentarse en el 'play-off', además de para no perder un liderato que cada vez va a estar más caro por culpa del propio Lega.

Si bien es cierto que el equipo ya no tiene la flor que tuvo en los meses de enero y febrero (véase el partido con el Lorca), la actitud en Valdebebas durante la primera mitad fue digna de otro equipo, pero no del Lega. Los de Gordo se han hecho grandes raseando el balón, apostando por un estilo distinto en Segunda B, y solucionando los problemas con una paciencia infinita, redundando en el binomio 'posesión-tiempo de juego', ése que tan bien manejaba el equipo.

Y eso que el primer acto dejó sus ocasiones, está claro, pero la fragilidad defensiva marcó el posterior desarrollo del partido. Javi y Mario parecen haber perdido por completo la concepción de jugar el balón y en Valdebebas demostraron una presión impropia de un equipo, que tiene más armas que el resto. La defensa, a la que hay que sumar un Gustavo muy perdido concediendo metros a Bueno en el segundo gol, se deshizo como un castillo de naipes, y el centro del campo comienza a ser caso aparte.

La ausencia de Zarandona ya clama al cielo. Minutillo no se acopla ni con Valleros, ni con Casquero, quién rindió a un buen nivel y tuvo que cambiarse por culpa de una lesión. Y es que en los primeros 45 minutos, el balón llegaba a Aníbal o Nacho gracias a los centros de Javi Vicente, uno de los jugadores más en forma de la plantilla, o del pelotazo largo, ése que no domina ni maneja el Club Deportivo Leganés.

Sin embargo, en la segunda mitad, el equipo reaccionó. El que el conjunto blanco jugase con dos menos, no es óbice para reconocer el buen papel de los leganenses, con un gran Juli, en el quizá mejor encuentro de lo que va de campaña, fue capaz de desarbolar cuantas veces quiso a su marca, además de convertirse en la principal amenaza visitante puesto que el máximo goleador del equipo, Quini, no dispuso de un minuto.

Así, con la grada volcada con el Lega (se dice pronto: 500 personas en día laborable), el equipo logró dos tantos para disipar el efecto 'Bueno', quién había enchufado dos de los tres del Madrid al descanso. Javi Vicente y Valleros se encargaron de ponerle picante a un partido que fue tan o más cruel que el del Alcorcón, pero que produce sentimientos contrariados. El equipo ha de reaccionar ante el Fuerteventura este domingo en Butarque y todo lo que sea no ganar será un verdadero paso atrás para un equipo al que le está pudiendo la presión.

Para ello, el Lega no debe olvidar su fórmula mágica, la misma que ha utilizado a lo largo de la temporada. Jugar por abajo buscando el apoyo fácil, y no arriesgar en la entrega del balón. Recuperar a Zarandona, jugar con Quini, y rescatar los centros de la zurda prodigiosa de Carlos Martínez. Tres pilares indiscutibles hace dos meses. Sentimientos contrariados, de eso es lo único que entiende mi cabeza, sentimientos contrariados...

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Es una pena que haya tenido unos bajoncillos últimamente pero estoy segura de que el equipo blanquiazul levantará cabeza y volverá a demostrarnos que tiene gallardía y que podemos ganar.

TODOS PEPINEROS!! VIVA!! SOMOS LA MEJOR AFICIÓN MADRILEÑA!!

trenalfuturo dijo...

Hola David, tu título de sentimientos contrariados le viene al pelo... Yo creo que los más afectados de la derrota contra el Alcorcón fueron los defensas, y ayer se notó, además con una delantera como la del Castilla no se le puede dejar ni un metro. El domingo esperemos cortar esta racha...

Un saludo y Aupa Lega.

Joni pepinillo dijo...

Gracias por escribir tio, siempre son reflexiones que merecen la pena... este domingo Fuerteventuraaaa