domingo, 18 de octubre de 2009

Andrés Montes, el inventor del 'tiqui taca'


Conocí a Andrés Montes de forma muy reciente, en el verano de 2006 cuando España preparaba su asalto al Mundial de Japón. Cubría mi primer acontecimiento fuera de la redacción a mi llegada a Europa Press y acudí al Madrid Arena para reportajear un España-Argentina. Imagínense mi cara. Navarro casi me da con un balón en el calentamiento, Gasol atendió a mis nefastas preguntas y Montes narraba justo a mi lado con Juanma Iturriaga en lo que era una experiencia pionera de un canal llamado 'laSexta'.

No tuve más remedio que fotografiarme con él, que me miró con ojos de asombro. Más que un periodista parecería seguramente un niño. Sin pajarita al cuello --algo que me extrañó-- debió pensar que había saltado la zona de prensa. Le admiraba, le admiro y le admiraré siempre a uno de los maestros de esta profesión. El inventor del 'tiqui taca', el que refundó la forma de entender el baloncesto a las cuatro de la mañana y el mismo que deja un legado de apodos que no serán nunca olvidados, algo díficil en esta farándula del deporte.

Montes era, sin duda, un artífice del espectáculo, un agitador de masas y una voz acorde a lo que exige este mundo en donde todo huele a lo mismo. Sabemos que el rival siempre saldrá a por los tres puntos, que el partido fue una guerra sin cuartel y a que entrenador nuevo, victoria segura. Eso es demasiado fácil. Pero lo que no sabíamos nunca es que "la vida puede ser maravillosa". Lo será menos sin ti Andrés. Descanse en paz.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Grande era él y GRANDE eres tú por cosas como estas...

trenalfuturo dijo...

No has podido describir mejor la verdadera virtud de Andrés Montes. Una gran pena su pérdida. Mi admiración ante su trabajo siempre quedará.

Un abrazo David.