lunes, 11 de mayo de 2015

El Lega es de Segunda




Acabó el partido contra Las Palmas y todo Leganés resopló de felicidad. Una victoria más. Un gigante venido a menos en Butarque, algo que ha conseguido naturalizar el equipo de Asier Garitano. Todos, salvo el Sporting, cayeron en el estadio blanquiazul. A falta de cinco jornadas, sólo un partido separa matemáticamente a los pepineros de la salvación. Virtualmente, es un hecho. Un hecho mayúsculo que no debe pasar desapercibido. El mérito es irrefutable. El año pasado se ganaba al filial de Las Palmas. El pasado sábado era su primer equipo quien daba buena cuenta de ello.

El Lega fue un equipo avasallador, protagonista, rápido y constante. Diego Aguirre volvió a ganarse la excelencia --y un sitio en el Rayo del próximo curso-- y Chuli mantuvo su idilio con el gol. El noveno desde que llegase el mes de enero, una mina para el Lega que dejó tiritando a su rival. Los canarios salieron de Butarque asumiendo que su final de temporada pasará por el 'play-off', desmontando todas sus opciones por asaltar una de las dos primeras plazas.

Durante el partido, los de Paco Herrera también tuvieron las suyas. Araujo dejó muestras de su calidad y Jonathan Viera fue el mejor en los amarillos en la primera mitad. Sin embargo, Prendes --tras una asistencia de César Soriano-- colocó el 1-0 (gol 500 en la historia en Segunda) y descolocó a su oponente. El empate no hizo más que avivar las ganas por ganar. La entrada de Bryan Rabello y el duende de Chuli terminaron por agarrar la permanencia y una victoria de las que no se olvidarán fácilmente. 

Foto: Javi Carrasco