lunes, 4 de mayo de 2015

Dos detalles deciden en Pucela


No hizo falta nada del otro mundo para que el Valladolid ganase al Leganés. Un balón parado que cabeceó Álvaro Rubio, a cinco minutos del descanso, y un penalti claro de Rubén Peña en la segunda mitad que transformó Roger. Entre tanto, Chuli vio cómo le anulaban un gol cuando lo estaba celebrando y Javi Varas demostró su condición de portero de Primera División con dos paradones. Dos fogonazos, en el área contraria, que no le entraron a los de Garitano, pero sí a los de Rubí. Pucela no podía fallar en su afán por subir a Primera. Llegaron al partido con el agua al cuello y eso se notó.

Aguantó bien el equipo pepinero, que sigue muy afectado por las ausencias, sobre todo en defensa. Las bajas de Sergio Postigo y Marc Bertrán --que estaban en tan buen momento-- hacen retrasar semana tras semana la ansiada cifra de los 50 puntos. Eso y que cuando llega el final de temporada aprieta hasta el apuntador. Pese a la derrota, la numero 15 en esta Liga, el Lega sigue viviendo en la undécima posición, sin apuros, dejando la tensión y los nervios para otros. 

Sin embargo, nada peor sería que la confianza se instalase en el vestuario justo ahora, cuando se ve la meta tan cerca. Decía Luis Enrique la pasada semana que sería absurdo que un maratoniano se parase en el kilómetro 40 cuando lo está haciendo tan bien. Las Palmas es el siguiente escalón y es otro de los equipos que tiene como obligación sumar de tres en tres. Aunque para ello deberá batirse el cobre en Butarque. Será el sábado, a partir de las ocho de la tarde. En el partido de ida ya les costó 89 minutos conseguir la victoria. 

 FOTO: LFP