lunes, 6 de mayo de 2013

Abrazando el sueño


Todos los lunes desprenden un aroma similar, al menos para mí. Te levantas no muy temprano, compras el periódico y saludas al café. De camino al quiosco algún vecino te felicita y el teléfono recuerda que ayer no fue un domingo cualquiera. El Leganés confirmó su participación en el próximo 'play-off' de ascenso a Segunda. El sueño ya está abrazado, el billete que estira tu ilusión y la mía permanece en la buchaca. Olvídense de la Federación y del Real Madrid C, ahora quedan dos jornadas y se trata de mantener la segunda plaza.

Los chicos de Pablo Alfaro saltaron al césped de O Couto con la sonrisa puesta, como diría la canción. La fase de ascenso, sentenciada tras ganar al Rayo B, tenía por fin constatación. Más tarde y más lejos, el Lega empataba con los gallegos dirigidos por Luisito (1-1) en un partido en el que mereció ganar, sobre todo por la incomparecencia ofensiva del Ourense, cuyo gol llegó desde el punto de penalti. El Leganés, con la virtud del equilibrio, empató el duelo gracias a una genialidad de Nico Cháfer. El de Gandía encontró la rendija imposible en el momento perfecto. Ya saben, capacidad para pensar un segundo más rápido que el resto.

La asistencia llegó al pecho de Carlos Martínez, que definió como los grandes delanteros. "O sempre molesto" extremeño --como decían en la tele gallega-- alcanzó la decena de goles en este campeonato, lo que ya se ha convertido en el mejor balance de su carrera. El embudo se estrecha y el segundo puesto parece algo más atado tras el resbalón del Oviedo ante el Coruxo. Todo pasa por ganar al Caudal el próximo domingo. Perdonen mi insistencia, pero recuerden que el Lega ya tiene la entrada sacada. Ahora falta por ver si estará en la segunda fila o aparecerá un espectador que fastidie la película.